¡Que cunda el ejemplo!

Lo Romero IX aniversario.

Desde hace ya un par de años vengo jugando lo que considero una cantidad importante de campeonatos, de hecho en la anterior temporada y si la memoria no me falla, a buen seguro que quien me conozca ya estará sacándole punta al comentario, he jugado 38 torneos, “ahí es na”.

Que no es que sea ni bueno ni malo, sino que gracias a haber participado en tantos eventos, creo que empiezo a tener una perspectiva clara de la dificultad que conlleva preparar un buen campeonato y que el resultado final que percibimos los jugadores no solo está en los patrocinadores, premios y coctel, que suman bastante, por supuesto, pero después hay que poner todo esto en valor sabiendo gestionar la partida, para que esta se desarrolle de forma fluida sin parones, los organizadores deben prestar atención a los pequeños problemas que surgen durante la partida como que un buggie se quede parado a mitad del recorrido, retrasos injustificados en el juego, la pérdida de un palo por parte de un jugador, etc…. y finalmente saber transmitir la sensación de cordialidad, camaradería y en definitiva “buen rollo” ,a todos los participantes, para que nos vayamos a casa con buen sabor de boca, incluso habiendo jugado mal y no habiendo tenido suerte en la consolación del sorteo.

Esto, definitivamente, no es fácil, así pues no es la primera vez que las buenas sensaciones y expectativas  de un gran evento acaban por tierra, solamente por las formas y el trato de la organización hacia los jugadores, a quienes erróneamente se les considera como actores secundarios de la pelicula.

Pero este no es el caso del último torneo en el que he participado y que se celebró el pasado día 29 de febrero en LO ROMERO con motivo de su IX ANIVERSARIO.Y del que paso a compartir mis impresiones,

Primera impresión desde casa.- torneo con precios asequibles,con una gran dotación en premios (11.000.-€) y en un campo que conozco y me gusta, hablamos entre un grupo de amigos, los cuales jugamos juntos habitualmente y decidimos apuntarnos.

Día del torneo.-Tengo mi salida desde el tee del hoyo 9 y nada más llegar al mismo ya percibo un buen ambiente en el grupo de 7 jugadores que están esperando la salida,(pues todas estaban dobladas, aunque no supondrán después retrasos injustificados) a esta primera sensación se viene a sumar mi encuentro con Nigel, el profesional del campo, gran persona, siempre animado y positivo, transmitiéndonos la idea de que hemos venido al campo a disfrutar y pasar un gran día y que si algo sale mal, en nuestro juego, disfrutemos del evento, compartimos las primeras bromas del día, él es encargado de dar el bocinazo de salida. Entre el grupo saludo a Marcos al que conocí jugando un campeonato en La Finca y a Jesús al que conocí este verano jugando en este mismo campo. Esta es otra de las alegrías de este deporte. Punto para Lo Romero.

El campo.-Una vez iniciada la partida, sin retraso, me encuentro con un campo en bastantes buenas condiciones, no lo veo afectado por las últimas lluvias torrenciales que hubo en la zona, el campo está precioso, con gran cantidad de agua en todos los lagos e incluso en los canales interiores que suelen estar secos, los bunkers con mucha arena y suelta, (es difícil encontrar los bunkers bien cuidados últimamente en los torneos). Los greenes uniformes, muy bien cuidados sin piques ni calvas y de velocidad de vértigo y en mi opinión, y este fue el sentir general, fueron los causantes de que las puntuaciones no fuesen más altas. Nuevo punto para la organización.

Compañeros de partida.-Comparto mi partida con Jesus, jugador local y miembro del staff del campo y dos jugadores ingleses. Mi primer pensamiento, que mal pensado soy, es que no nos vamos a entender (jajaja) , pero con un pequeño esfuerzo por parte de todos la partida se hace agradable, hay pequeños detalles que te dan la referencia de cuál es el ambiente del grupo, por ejemplo si pierdes bola y ves que tus compañeros te ayudan a buscarla, te animan ante un buen golpe “good shot”, o incluso ante uno malo “no problemo”.  En un momento dado ocurre un error de puntuación y se resuelve con la mayor naturalidad del mundo y sin discusiones, alguna risa ante algún lance fortuito, etc… a esto es a lo que yo llamo una partida agradable. Este punto positivo, me vais a permitir pero lo voy a compartir con mis compañeros de partida, que algún mérito tendremos en haber pasado un buen día.

Entrega de trofeos.-Una vez terminada la partida, si bien es cierto que no hay coctel, lo voy a pasar por alto ante los impresionantes premios repartidos y el buen ambiente reinante. El reparto de trofeos y el sorteo se realiza de manera ágil evitando largos discursos de las autoridades presentes en el evento. Otro punto positivo para Lo Romero.

Despedida.-A nivel personal, para que mentir, me hubiese gustado ganar alguno de los abonos anuales para el campo, me hubiese gustado hacerme con alguno de los muchos Green fees que se sortearon, pero, en cualquier caso, no me voy con las manos vacías he pasado un gran día al aire libre, he hecho deporte, he pasado un buen rato con amigos tomando una cerveza y comentando nuestras batallitas, he conocido gente agradable con quienes a buen seguro volveré a compartir alguna partida y risas. De esto es de lo que os hablaba antes y es el motivo por el que cada día disfruto más jugando campeonatos.

¡Bien hecho Lo Romero y que cunda el ejemplo!