171118 FIN, Presentación del torneo

 

DE CUANDO PAQUITA RICO NOS SACÓ DEL POZO…

Que el campo de La Finca no es sencillo, pero precioso de jugar, todos lo sabemos.

Que cuando hay campeonato solo les falta pasar la enceradora a los greenes y que brillen, lo que provocaba alguna lágrima cada vez que había que sacar el putter de la bolsa, también lo sabemos.

Que puede o no ser tu día… Todo esto vale. Ahora y con estos mimbres arrancamos:

En la pista de baile: Óscar, Nacho, Salva y un servidor, cuarteto bien allegado y bien avenido. No es que desafinásemos, pero podemos decir que estábamos calentando cuerdas durante  hoyos de más (jeje).

Y es que cada músico tiene sus rutinas y ya sabemos que, como se te olviden, empiezas a pegar varazos y varillazos a diestro y siniestro, y acabas jurando al cielo, en el mejor de los casos. Todo esto pasa, hasta que un miembro del cuarteto recuerda su rutina y, concretamente, en el tee de salida del hoyo 3, decide encomendarse a Paquita Rico, “por la gloria de su padre”, sevillana, bailarina, cantante, actriz y casada con torero, ¡¡ahí es ná!! Y el caso es que después de unas risas y mirarnos como quien no tiene remedio… Señores: Paquita Rico, mano de santo. Y vamos alternando par y bogey durante 6 hoyos.

Bromas, o no, aparte, disfrutamos de la 2ª prueba del II Circuito de Empresas Econatura organizado por Lowgolf, que ha situado a los equipos de Econatura, GolfTeam y Asociación Prometeo en los tres primeros puestos. A destacar la actuación del Equipo Reinagreen, que con su victoria avanza 11 puestos colocándose en 5ª posición.

Me alegro haber podido compartir esos buenos ratos con mi compañero Salva, fue para mí un descubrimiento jugar con Nacho y Óscar, con quienes no había tenido el placer de coincidir en partida alguna y tengo que decir que las 6 horas y pico que duró la partida se me hicieron cortas y no porque jugase bien, sino porque la compañía me lo hizo fácil y agradable.

No puedo, ni quiero olvidarme de mi amigo Juan Carlos Cerón, otra gran persona, quien, con su innegable dedicación y dirección de la carpa, nos facilitó el camino y el regreso al intento de birdies.  Sabes que me habría quedado toda la mañana a tu lado, pero el deber me llamaba.

Sin duda, una gran jornada para recordar.

Nos vemos en el campo…

Rafael López-Briones