171104 ALT, Presentación del torneo

Dicen que el cambio horario afecta más a los niños y los ancianos, estoy sospechando en cuál de las dos categorías estaré integrado. Me levanto, que no quiere decir que me haya despertado, con el cambio horario haciendo mella en mi reacción cerebral y  la luz mañanera quemándome las pocas ideas que me pudieran surgir. “Vamos bien, hoy triunfo al golf el mejor jugador es el que no piensa, como Homer Simpson”, en resumen, llevo una “pava mental” que no me aclaro, me abrazo a mi compañero y capitán del prestigioso, glamuroso y famoso equipo SOLIMÓN,  Alex Mciver. No es que seamos demasiado competitivos, pues nos van más las relaciones públicas y hacer amigos, que pelearnos por un dropaje mal llevado pero aun así e intentando respetar  escrupulosamente las reglas cumplimos, a medias,  y nos quedamos en mitad de la tabla.

Tengo que agradecer a SOLIMÓN el derroche de medios y recursos que han puesto al servicio de tamaña pandilla de… “buenos amigos” y algunos grandes jugadores, si me exceptuáis a mí. Pocas son las empresas que realmente promocionan un equipo con todos los medios y gastos como ellos han hecho y ni qué decir tiene que sus componentes no seremos los mejores jugadores del circuito pero no nos gana nadie a voluntad y ganas de disfrutar del fabuloso campeonato que nos han preparado los señores de Lowgolf. Buen reparto de partidas,  campo bien señalado y en óptimas condiciones, la carpa de avituallamiento a mitad del recorrido, tuve que abandonarla entre lágrimas y siendo arrastrado por mis compañeros para continuar la partida.

Obviando los resultados, gran día de golf, gran organización, mejor compañía y al término del evento compartimos risas y cervezas con nuestro equipo y algunos de los “¿rivales?”, no, más bien amigos. Estoy deseando volver a reencontrarme con los compañeros de SOLIMÓN, con los organizadores de este gran torneo y con los amigos y amigas de los otros equipos en La Finca éste próximo fin de semana.

Quizás, al igual que nuestro patrocinador se dio cuenta en su día, que el limón de Murcia tenía algo especial, y a través de  SOLIMÓN puso una parte de nuestra tierra y nuestro sol en todos los rincones y mesas  del mundo, los componentes de su equipo pensamos que a imagen y semejanza de esos limones de nuestra tierra, “aquí nos parieron y bajo el mismo sol nos criamos y estoy seguro de que como ellos, de éste clima y de sus gentes, algo bueno heredamos, carácter, amabilidad, forma de ser y de agradar”. Ganar está bien y por ello vamos a luchar, pero terminar el torneo con un círculo de amigos más amplio del que lo empezamos es nuestro premio más codiciado.

Rafa López-Briones